____________________________
...nuestro punto de encuentro

Iglesia Evangélica MICED

M I N I S T E R I O   I N T E R D E N O M I N A C I O N A L   C R I S T I A N O
   D E   E V A N G E L I Z A C I Ó N   Y   D I S C I P U L A D O 

Liderazgo Multiplicador

 

Lo que más Valoramos

"Donde esté vuestro tesoro, allí estará vuestro corazón"  Mateo 6:21 RVR1960

 

Las joyas de valor solemos ponerlas en un cofre. Ese cofre bien podemos ilustrarlo como un corazón. La Biblia claramente nos declara: “Donde está vuestro tesoro, allí está vuestro corazón”.


Además, la Palabra de Dios compara a la Iglesia con un cuerpo cuando nos dice que Jesucristo fue dado como cabeza a la Iglesia, la cual es su cuerpo. Por lo tanto, basados en los principios de Dios, he aquí lo que valoramos en el corazón de nuestra Iglesia MICED para alcanzar un Liderazgo Multiplicador.

 

Estas son las joyas mostradas en nuestro C.O.F.R.E. de Valores:

 
Tesoro 1: El Compromiso
Tesoro 2: El Orden
Tesoro 3: Formación integral
Tesoro 4: El Respeto
Tesoro 5: La Excelencia
 

Lo que Creemos

Los siguientes principios de fe reflejan nuestra posición cristiana:


1. Creemos en un solo Dios verdadero, existente eternamente en tres personas, Padre, Hijo y Espíritu Santo, cada uno de los cuales posee igualmente todos los atributos de la Deidad y las características de la personalidad.


2. Creemos en la Divina Inspiración de los sesenta y seis libros que componen la Biblia, la fidelidad y autoridad de todas las escrituras del Antiguo y Nuevo Testamento como la única Palabra escrita de Dios, sin error en todo lo que afirma, y la única norma infalible de fe y conducta.


3. Confesamos con vergüenza la pecaminosidad y culpabilidad universal del hombre caído, haciéndolo objeto de la ira de Dios y su condenación, pero también haciéndolo objeto de su amor y misericordia eternos.


4. Creemos que hay un solo Salvador y un solo mediador entre Dios y el hombre.


5. Creemos en la concepción virginal y el sacrificio sustitutivo del Hijo de Dios encarnado, Jesucristo, como la única y todosuficiente base de redención de la culpabilidad y poder del pecado y sus eternas consecuencias.


6. Creemos que la justificación del pecador es solamente por la gracia de Dios, por la fe en Jesucristo crucificado y resucitado de los muertos.


7. Creemos en la obra iluminadora, regeneradora y santificadora del Espíritu Santo. El Padre envió a su Espíritu para dar testimonio de su Hijo. Sin el testimonio de Él, nuestro testimonio es vano. La convicción de pecado, la fe en Cristo, el nuevo nacimiento y el crecimiento cristiano, son todos obra suya.


8. Creemos que la iglesia está en el corazón mismo del propósito cósmico de Dios y es el instrumento que El ha designado para la difusión del evangelio. La iglesia es la comunidad del pueblo de Dios, todos los santos en comunión y ejerciendo el sacerdocio bajo la cabeza que es nuestro Señor Jesucristo, para cumplir con su mandato de predicar el evangelio a todas las naciones.


9. Creemos que al morir el creyente entra inmediatamente en una relación eterna y consciente con el Señor y espera la resurrección de su cuerpo para gloria y bendición eterna; y que al morir el no creyente entra inmediatamente en una separación eterna y consciente del Señor y espera la resurrección de su cuerpo para juicio y condenación eterna.


10. Creemos que el Señor Jesucristo regresará en forma personal y visible, en poder y gloria, para consumar su salvación y juicio.

 
UA-44995105-3